Biografía Académica

Nació en la ciudad de Guatemala el 5 de agosto de 1952. A los dos años de edad, en 1954, salió con su familia para acompañar a su padre quien había salido al exilio con motivo del derrocamiento del gobierno de Jacobo Arbenz Guzmán (1951-1954). En septiembre de 1958 el grupo familiar regresó a Guatemala, por lo que tuvo la oportunidad de vivir en el país hasta los 17 años de edad.

En enero de 1970 sus padres lo enviaron a estudiar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en cuya Facultad de Ciencias Políticas y Sociales se inclinaría por la carrera de sociología hasta alcanzar la licenciatura en esta disciplina en 1976.

El 20 de abril de 1980, tras vivir nuevamente varios años en Guatemala, se vio obligado a salir al exilio, otra vez a México pasando inicialmente por Costa Rica, como consecuencia de la persecución política de la cual fue objeto. Amenazado de muerte por el Ejército Secreto Anticomunista (ESA) en octubre de 1979, experimentó el dolor de ver caer asesinados por dicha entidad paramilitar a tres colegas y compañeros de lucha, quienes junto con él formaban parte de una lista de condenados a muerte por el ESA: Julio Alfonso Figueroa, Ricardo Juárez Gudiel y Jorge Romero Imery. El 6 de junio de 1980, la dictadura militar encabezada por el general Romeo Lucas García asesinó a sus padres, Carlos Alberto Figueroa y Edna Ibarra de Figueroa.

Posteriormente, ya exiliado en México, como tantos y tantos guatemaltecos que han encontrado en este país una segunda y generosa patria de acogida, se hizo acreedor a los grados académicos de Maestría (1986) y de Doctor en Sociología (2000). En esta institución se le otorgó el reconocimiento, en ambas oportunidades, de la prestigiosa medalla Gabino Barreda por su sobresaliente desempeño académico.

Desde 1980 ha sido profesor e investigador en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Ha ocupado en ella también el cargo de coordinador del Posgrado de Sociología del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”.

Se ha hecho acreedor también de numerosas becas de investigación, tanto de origen mexicano como internacionales.

Inicialmente dedicó sus preocupaciones científicas al campo de la sociología rural, sobre todo durante sus años de Guatemala tras graduarse de licenciado en México. De este periodo saldría, entre otros de sus trabajos, su libro El proletariado rural en el agro guatemalteco.

Pero después de haber sobrevivido a la represión de la dictadura militar de su país cambió totalmente sus preocupaciones sociológicas. Se enfocó hacia la sociología política y particularmente al estudio de la sociología de la violencia.

Carlos Figueroa Ibarra nunca ha ocultado sus convicciones ideológicas ni tampoco que fuera militante del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) desde 1973 -el Partido Comunista de Guatemala adoptó dicha denominación en 1949. A partir de 1984 se vinculó a una de sus disidencias, el PGT (6 de enero), formación política en la cual llegó a ser miembro de su dirección. Como parte de esas convicciones pero también con el afán de rescatar la memoria de una parte del proceso político de la Guatemala de la segunda mitad del siglo XX, publicó su libro Paz Tejada: Militar y Revolucionario (2001 y 2004).

Actualmente combina sus trabajos acerca de Guatemala con estudios sobre el actual proceso político mexicano. Sobre este tema ha sido compilador, junto a Florencia Correas Vázquez y Pedro Hernández Ornelas, del libro Poder Político y sociedad. Diez Ensayos aproximativos (2006 y 2008). Esta obra fue inmediatamente seguida por la siguiente: México De la utopía compartida a la nación dividida (2008) preparada igualmente junto a Florencia Correas Vázquez, Pedro Hernández Ornelas y María da Gloria Marroni. En proceso de publicación se encuentra Posneoliberalismo en América Latina. Los límites de la hegemonía neoliberal en la región (2011), el cual ha sido producido en asocio con Blanca Laura Cordero Díaz.

Actualmente hace vida conyugal con Lisett Santa Cruz Ludwig, cubana de origen, con quien tiene dos hijos, Camila (1995) y Sebastián (1998). Estuvo casado en primeras nupcias con Ana Lorena Carrillo Padilla, con quien procreó a Alejandro (1978).

Figueroa Ibarra dio cuenta así, en el año 2009, de algunos pasajes y sentimientos fundamentales de su vida:

“El exilio siempre es como una larga avenida donde solamente deambula la tristeza, como lo dijera alguna vez Otto René Castillo. Pero para mí México, adonde llegué a mediados de junio de 1980, no era un país extraño. Había pasado allí mi primera infancia cuando mis padres salieron al exilio en 1954; había regresado en 1970 a estudiar la carrera de sociología y luego de nueva cuenta en 1975 a continuar mis estudios de posgrado. Tenía muchos amigos y recuerdos entrañables. Fueron decisivos para que finalmente encontrara trabajo en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. No había corrido similar suerte en Costa Rica, adonde llegué el 20 de abril de 1980 y de donde salí poco después del asesinato de mis padres sin haber encontrado una ubicación.

A diferencia de buena parte de mis compañeros de exilio, siempre supe que el destierro sería largo. Tenía el pesimismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad como alguna vez escribiera Antonio Gramsci. Y sucedió lo que preveía: regresé a Guatemala una semana en 1987 con un grupo de exiliados que volvimos a México más corriendo que andando, por las amenazas de las cuales fuimos objeto. Así las cosas, no fue sino hasta mediados de 1992, cuando regresé a Guatemala a presentar mi libro sobre terrorismo de Estado, que pensé que mi exilio había terminado. A partir de ese momento todos los años por distintos motivos voy varias veces a Guatemala y he terminado por convertirme en un guatemalteco mexicano. Mi acento al hablar es un híbrido entre mexicano y guatemalteco aun cuando en los momentos en que hablo con guatemaltecos o mexicanos se me hace más manifiesta una u otra manera de hablar.

En mí coexisten el entrañable amor al cielo, los volcanes y el colorido multicultural de mi patria de origen, con las huellas culturales que me han dejado los largos años en México. Coexisten mi compromiso emocional, político y académico con Guatemala con el gusto por la historia, la música, la comida y la vida en México. Conviven en mí, el sentimiento de que allí en esos lagos, montañas y volcanes está la tierra de mis ancestros, la tumba de mis padres y el sentimiento de que en México, en Puebla particularmente, se encuentra mi hogar, mi mujer y mis hijos más pequeños. En mi memoria coexisten los recuerdos de la primera novia, los amigos entrañables de la infancia y primera juventud, con los amores y amistades que he construido en la patria que le dio cobijo a mis padres en 1954 y a mí en 1980. Por fortuna, el destierro no me volvió un apátrida, sino en alguien con dos patrias: la que me vio nacer y la que me salvó la vida.”

Bibliografía seleccionada

Aparte de los textos/libros indicados en el inicio de este perfil de Figueroa Ibarra bajo la categoría de textos más importantes, se han seleccionado, como muy significativos, los siguientes trabajos que forman parte de su producción como sociólogo, si bien se colocan varios más de importancia en la parte del perfil denominada textos digitalizados:

Libros como editor individual o coeditor:

  • Posneoliberalismo en América Latina. Los límites de la hegemonía neoliberal en la región.Carlos Figueroa Ibarra y Blanca Laura Cordero Díaz (Editores). México D. F.: Casa Juan Pablos, 2011.
  • México De la utopía compartida a la nación dividida. Carlos Figueroa Ibarra, Florencia Correas Vázquez, Pedro Hernández Ornelas y María da Gloria Marroni (Coordinadores). México D. F.: Plaza & Valdés, 2008.
  • América latina, violencia y miseria en el crepúsculo del siglo. Carlos Figueroa Ibarra (Compilador). Puebla (México): Benemérita Universidad Autónoma de Puebla – Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades – Asociación Latinoamericana de Sociología, 1996.

Algunos textos en línea: