‘La desigualdad al banquillo’ en nueva publicación de CEPAL

Ana Sojo, doctora en ciencias económicas y sociales, es la autora de un nuevo análisis sobre la desigualdad en la región desde el enfoque de la protección social como un derecho.

0
87
3 min read

En este mes de julio vio la luz una nueva publicación de CEPAL dedicada al análisis de la desigualdad en América Latina. El libro se titula Protección social en América Latina: la desigualdad en el banquillo (CEPAL, 2017), y su autora es Ana Sojo. Costarricense de origen, Sojo es Doctora en Ciencias Económicas y Sociales por la Universidad Libre de Berlín (1981) y trabajó en la Universidad de Costa Rica primero, en donde fue Directora de su Programa Centroamericano de Maestría en Sociología en los años ochenta, para luego trasladarse con su familia a Santiago de Chile en las vísperas del cambio de régimen político a finales de dicha década. Aquí trabajó por mucho tiempo con la CEPAL, en su División de Desarrollo Social, hasta jubilarse recientemente.

No es esta su primera obra sobre el tema. En el 2014 publicó El sistema contributivo de pensiones como locus de rivalidad y de un nuevo pacto social en Chile, como fruto aún de su trabajo con CEPAL.

La protección social como un derecho

Ana Sojo
El libro de Sojo, publicado por CEPAL, está disponible en versión digital.

Afincada en una perspectiva de la protección social como un derecho, su análisis aquí es más amplio, referido a América Latina en su conjunto, si bien su conocimiento particular sobre la experiencia chilena y sus problemas, cada vez más evidentes en la medida en que se han sobrepasado ya las tres décadas de las reformas promovidas por el régimen autoritario de Pinochet (1973-1990), dicho conocimiento se halla muy presente también en esta obra.

El encuadre de este libro lo aporta la autora cuando nos señala lo siguiente:

En la época actual, se demanda más Estado que mercado en los sistemas de protección, se cuestiona el lucro como criterio primordial, y emerge la relevancia del aseguramiento solidario y de la universalidad. Ello se debe a que numerosos sistemas de protección social de la región experimentan una crisis de legitimidad ante las promesas incumplidas de las reformas emprendidas en las décadas de 1980 y 1990, y se enfrenta el reto de emprender políticas orientadas por un compromiso explícito a favor de la igualdad, pero sin que pueda pretenderse hacer tabula rasa de la complejidad de lo existente. Por sus objetivos redistributivos y solidarios, el aseguramiento permite articular beneficios económicos y sociales, y en América Latina y el Caribe es indispensable construir coaliciones políticas amplias para superar la fragmentación y la segmentación propias de los sistemas de protección social vigentes, para fortalecer su ethos redistributivo y solidario, y para mejorar la calidad de los servicios, empresas imposibles cuando los sistemas están destinados solamente a los más pobres.

Su libro –disponible en digital– enriquece el debate sobre el tema, sin la menor duda. Su mirada trasciende la habitual enfocada, de manera gruesa, en la cuestión de las pensiones, para penetrar en dimensiones que son aquí relevadas. Como lo destaca Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, en su Prólogo:

De la mano de la evidencia empírica y de una amplia documentación, se tratan complejas aristas del aseguramiento, como la relevancia de las políticas del mercado laboral para hacer frente a la desprotección y la segmentación, la judicialización del derecho a la salud, las combinaciones público-privadas articuladas por el principio del lucro en materia de salud y pensiones, y la pertinencia del cuidado como un pilar de la protección social.